miércoles, 6 de diciembre de 2017

A Mariano Rajoy - Reino de León: Cuna del Parlamentarismo

Sr. D. Mariano Rajoy
Presidente del Gobierno de España

Asunto: Reino de León, Cuna del Parlamentarismo.

Con asombro y estupor leemos sus declaraciones de ayer mismo en Londres, antes de reunirse con la primera ministra del Reino Unido, Theresa May en Downing Street, en las que calificó como «importante» la postura del país británico en el conflicto catalán porque «es la cuna del parlamentarismo y la legalidad».

Sinceramente no podemos comprender semejantes declaraciones por los muchos y variados motivos que detallamos seguidamente:
Por cuanto antecede, no conseguimos comprender cómo es posible que con toda la información publicada en los medios de comunicación, el presidente del Gobierno de España, ignore el reconocimiento internacional de que el Reino de León es la Cuna del Parlamentarismo y regale dicho título al Reino Unido.

Podríamos entender que los británicos trataran de defender su opción pero que sea el propio presidente del Gobierno español quien lo haga, es un insulto a todos los leoneses y, por extensión, en la actualidad, a todos los españoles.

No tenemos esperanza de que en esta ocasión el Alcalde de León reaccione ante el insulto, ya que estamos acostumbrados a que los políticos de este país saquen pecho cuando se enfrentan a otros partidos pero sean mansos corderos cuando se trata de criticar las actuaciones de sus compañeros de partido pero, sinceramente, nos cuesta trabajo comprender que quien pasó su infancia en la ciudad de León y tuvo su primer destino como registrador de la propiedad en Villafranca del Bierzo, pueda ser tan insensible para con todo lo leonés.

Los leoneses somos un pueblo maltratado desde que los políticos decidieron “sortear” y olvidar el artículo 2º de la Constitución e inventar una división administrativa de nuevo cuño con la que llevan 34 años intentando hacernos desaparecer pero consideramos que regalar la Cuna del Parlamentarismo, no sólo a una comunidad autónoma inexistente en 1188, como hizo la presidente de las Cortes de Castilla y León (http://www.20minutos.es/noticia/3018875/0/clemente-reivindica-castilla-leon-como-cuna-parlamentarismo-traves-decreta/), o a otra región como hizo el presidente de Cataluña, sino a un país diferente como acaba de hacer el presidente del Gobierno de España es más de lo que cualquier español decente puede, y debe, soportar.

Va siendo hora de que todos nos preguntemos cómo es posible que en el segundo cuartel del escudo de España aparezca un león mientras se nos silencia, oculta y niega nuestra historia, incluso desde el propio gobierno de la nación.

Agradeceremos una inmediata y cumplida rectificación de unas declaraciones tan falsas como ofensivas para uno de los pueblos fundacionales de España y el que durante más años llevó sobre sus espaldas el peso de la Reconquista y la construcción de una Hispania de la que nuestros reyes se proclamaron reiteradamente emperadores.

Atentamente


Alicia Valmaseda Merino
Coordinadora y Portavoz de ComunidadLeonesa.ES (Coordinadora de Organizaciones, Asociaciones y Colectivos)

martes, 28 de noviembre de 2017

Cuando 'nació' el País Leonés

Por Carlos Javier Salgado Fuentes, Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Salamanca (publicado en Diario de León el 28.11.2017 http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/cuando-nacio-pais-leones_1207309.html

El 13 de abril de 1893 salió publicado el término País Leonés en ‘La Unión Católica’, firmado por Leopoldo Pedreira

A nadie escapa el hecho de que en la sociedad leonesa, y especialmente en los círculos leonesistas, se emplea frecuentemente el término País Leonés para referirse al conjunto conformado por las provincias de Salamanca, Zamora y León, territorio que también es conocido como Región Leonesa o Reino de León.

Sin embargo, suele llamar la atención de propios y extraños el uso del galicismo ‘país’ (del francés ‘pays’, cuyo significado es región o territorio) aparejada al gentilicio ‘leonés’. Y precisamente por el empleo de ‘país’, se suele acusar erróneamente al leonesismo de haber acuñado el término País Leonés, supuestamente de una manera reciente y con fines exclusivamente políticos.

Sin embargo, estudiando esta cuestión concienzudamente, podemos llegar a dar respuesta a la pregunta de ¿Cuándo nació la denominación de País Leonés para referirse al territorio leonés?

En este sentido, de mis investigaciones al respecto he podido deducir que, precisamente el año que viene, 2018, se cumplirá el 125º aniversario de la primera aparición en prensa de este término, que no ocurrió en un diario leonés, sino en el periódico madrileño La Unión Católica, en su edición del 13 de abril de 1893, en un artículo titulado La Capitanía General de Galicia.

Paradójicamente, este artículo, firmado por Leopoldo Pedreira, trataba cuestiones de índole militar, y el empleo de dicho término se daba al señalar «las dificultades de dividir un cuerpo de ejército colocando parte en el país leonés y parte en el gallego».

Ni que decir tiene que en la España de finales del siglo XIX y principios del XX, no se le daba al término ‘país’ la acepción por la que se suele entender hoy en día en España, dado que actualmente la mayoría de la población tiende a simplificar dicho término haciéndolo sinónimo de ‘nación’, lejos del significado primitivo del mismo.

Y es que, tradicionalmente, país venía a significar simplemente ‘territorio’, y se empleaba habitualmente como sinónimo de región, tal y como se entiende aún hoy día en Francia, de donde procede el término. De hecho, las palabras ‘paisano’ o ‘paisaje’ derivan de esta raíz, si bien éstas si las solemos emplear aún con su significado original.

Quizá porque en la época decimonónica así se interpretaba, el diario La Rioja despedía en 1898 al teniente de la Guardia Civil Belisario Martín, que había sido destinado a La Bañeza, deseándole «toda clase de venturas en su destino y celebraremos que así él como su familia sean acogidos cual se merecen en el país leonés.»

Y otro tanto podría decirse de varias publicaciones anteriores a la Guerra Civil, destacando varias segovianas, como Segovia Republicana, La Tierra de Segovia o El Porvenir Segoviano, donde el discurso carreterista se coló con su empleo habitual del término «país leonés» como sinónimo de Región Leonesa. No obstante, también otras publicaciones fuera de la órbita carreterista se hicieron eco de este término, como el diario republicano La Luz, o el coruñés El Noroeste, que el 5 de abril de 1916 mencionaba el término País Leonés en el artículo titulado Don Gumersindo, referido a Gumersindo de Azcárate.

Sin embargo, parece que la Guerra Civil y el franquismo pasaron factura al uso de la denominación País Leonés, cayendo en desuso. De este modo, una de las pocas referencias que pueden encontrarse de esta época se dio el 15 de julio de 1954, y precisamente en una publicación antifranquista, Solidaridad Obrera (que publicaba la AIT como órgano del anarquismo español exiliado en Francia). En este artículo, titulado «Las nacionalidades españolas», se hablaba de «las condiciones permanentes del Duero medio, o sea del país leonés, muy semejantes, por lo que se refiere a la organización económica y social, a Galicia y Portugal».

Posteriormente, la llegada de la Transición parece que trajo de vuelta del exilio el término País Leonés, que volvió a ponerse en uso, siendo acogido por el leonesismo como sinónimo de Región Leonesa, quizá alentado por el empleo frecuente de los nombres País Valenciano y País Vasco entre valencianos y vascos.

Desde entonces, han sido varias las asociaciones o partidos políticos creados que emplean el término País Leonés en su denominación oficial o en sus comunicaciones, habiéndose extendido su uso entre la sociedad leonesa como no lo había hecho con anterioridad, tomando cierto cariz de normalidad.

No obstante, dado que la simplificación del lenguaje que se da en la sociedad española actual ha desechado parte de la riqueza de significados innata al término ‘país’, en ocasiones se antoja difícil el uso por parte de la prensa o de la sociedad del término País Leonés, por cuanto parte de la ciudadanía no es capaz de entender que dicho término es lo mismo que decir «territorio leonés».

Y es que la denominación País Leonés cumplirá en abril 125 años desde su primera aparición en prensa, y solo la sociedad sabrá si es capaz de eternizar este término o si, por el contrario, pasa a dejarlo en desuso.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Los Reinos que nunca existieron

Por Alicia Valmaseda Merino, Coordinadora y Portavoz de ComunidadLeonesa.ES

Correo dirigido a Onda Cero Madrid (masdeuno@ondacero.es) el día 16 de agosto de 2017:

Buenas noches:

En su programa “Más de uno” de ayer, 15 de agosto, realizaron una interesante entrevista sobre los templarios a dos expertos con cuyos nombres, lamentablemente, no me quedé, uno de ellos era invitado y el otro, por lo que pude entender, un colaborador habitual.

En un momento dado, el colaborador habitual dijo que, si la memoria no le fallaba, cuando los templarios llegaron a la península, en la década de 1130, existían “el Reino de Asturias, el de León y Castilla...” lo que, sinceramente, me dejó estupefacta dado que esos dos supuestos reinos nunca existieron.

A principios del siglo VIII, al iniciarse la Reconquista, se funda el Reino de los Astures (Asturorum Regnum) que pasó a llamarse Reino de Oviedo cuando Alfonso II El Casto trasladó la capital a dicha ciudad. Posteriormente, en 910, el rey García I traslada la capital a Legio, momento a partir del cual pasó a denominarse Reino de León.

Desde dicho año 910 hasta 1157, Castilla fue un territorio dependiente de León, excepción hecha de los seis años que pasaron entre el 27.12.1065 (fallecimiento de Fernando I de León) y el 12.01.1072, período en que Sancho I reinó sobre una Castilla independiente.

El citado 12 de enero de 1072, Sancho se autocoronó como rey de León, convirtiéndose así en Sancho II de León (por usurpación) y en los nueve meses que mediaron hasta su muerte ante las murallas de Zamora, firmó su documentación únicamente como rey de León, olvidando el efímero título de rey de Castilla.

Ciñéndonos a la época en que los templarios llegaron a la península, Alfonso VII El Emperador reinaba sobre León, Galicia, Oviedo, Castilla y Toledo pero firmaba su documentación como rey de León e Imperator Totius Hispaniae. Nunca, ni él, ni sus predecesores, ni sus sucesores firmaron documentación alguna, ni se identificaron por ningún medio, como reyes ni de “León y Castilla”, ni de “Castilla y León” por lo que afirmar tal cosa es, como mínimo, faltar a la verdad y, en el peor de los casos, una manipulación descarada.

Esperamos que el resto de datos que dieron en el programa se ajusten más a la realidad de los hechos y, sobre todo, que no vuelvan a repetirse estos errores que son más bien horrores y que sólo contribuyen a falsear la historia tanto de León como de Castilla y agradeceríamos una rectificación al respecto.

lunes, 14 de agosto de 2017

Castilla Y León es una comunidad formada por DOS regiones

Por Alicia Valmaseda Merino, Coordinadora y Portavoz de ComunidadLeonesa.ES

Correo dirigido elmundo.es (“redaccion de elmundo.es” attcliente@unidadeditorial.es, elmundo-cyl@dv-elmundo.es, El Mundo espana@elmundo.es) el día 14 de agosto de 2017:

Auténtico sonrojo y vergüenza ajena produce leer el artículo “Castilla, la eterna coartada” publicado hoy 14 de agosto en su periódico porque las inexactitudes y mentiras que se vierten en el mismo no son producto de la ignorancia ya que el propio autor cita por separado a las tres provincias leonesas y a las seis que quedaron de Castilla la Vieja por lo que sólo podemos adjudicar su posterior insistencia en ese “totum revolutum” que mezcla provincias de dos regiones, en el empeño, bastante evidente, de suprimir “lo leonés” y renombrarlo como “castellano” ¿Cómo es posible una manipulación semejante?

Y, sobre todo ¿cómo es posible que alguien que se dedica a escribir, haga semejante ostentación de desconocimiento de la lengua española? Castilla Y León, como su propio nombre indica (y deja claramente establecido el Estatuto de Autonomía) es la “moderna unión” de dos territorios “León” (formado por tres provincias) y “Castilla” (mejor diríamos parte de Castilla ya que en esta autonomía sólo están seis de las ocho provincias de Castilla la Vieja, quedando fuera Santander, Logroño y toda Castilla la Nueva). Ambos nombres van unidos por una “y”, conjunción copulativa que, como la gramática española nos enseña, une (y diferencia) dos palabras, frases o conceptos de igual valor e importancia sin que ninguno de ellos esté supeditado al otro.

Así pues, pretender englobar la historia, hábitos, costumbres e identidad leonesas dentro de Castilla es, lisa y llanamente una manipulación mentirosa e interesada, además de un grave error gramatical.

Como no nos cansaremos nunca de repetir, la pareja compuesta por “María Y José” no es lo mismo que “María José” y lo que sería aún más absurdo, en dicha pareja, nadie en su sano juicio puede pretender que José se convierta en María.

No nos extenderemos en todas las medias verdades (que no lo olvidemos,son peores que las mentiras) que desgrana el artículo pero es imposible no citar una que se lleva la palma. Decir que “La historia afirma que Castilla y León asumió el control político de la Península” es rizar el rizo del absurdo. ¿Cómo es posible que la historia afirme algo semejante cuando “Castilla y León” sólo existe desde hace 34 años?

miércoles, 2 de agosto de 2017

Repasemos las nacionalidades (y las regiones)

Por  Luis Solana, militante socialista y promotor de Nuevas Tecnologías (publicado el 01.08.2017 en El Plural http://www.elplural.com/opinion/2017/08/01/repasemos-las-nacionalidades-y-las-regiones)

La Constitución nos habla de nacionalidades y regiones, pero no las señala con nombres y apellidos. Sólo Euzkadi y Navarra tienen algún dato más concreto. Y luego están las Disposiciones Transitorias que dan alguna ventaja a las Comunidades que tuvieron un diseño de autonomía antes de la Guerra Civil. ¡Ah! y luego está Andalucía, que con un referéndum plenamente constitucional consiguió unir sus tiempos a los de las Comunidades que tienen historia reciente.

Si miramos la Historia de España me asalta inmediatamente el nombre del Reino de León. Las primeras Cortes en España fueron las Cortes de León. Dícese que con alguna antelación al Parlamente británico. León podría reivindicar su derecho a ser Comunidad histórica: a ser una nacionalidad.

Castilla, no necesita mucho análisis: en la Historia de España, Castilla ha sido una nacionalidad clave. Pero ¿y Aragón? nada se entiende sin explicar muy bien esa alianza de intereses entre Castilla (una nacionalidad) y Aragón (otra nacionalidad). Pero es que, en la nacionalidad aragonesa, han convivido varias nacionalidades diferenciadas: Cataluña, Valencia y Baleares.

Y Murcia como conflicto fronterizo entre nacionalidades. Y Canarias, un milagro de mantenimiento en Castilla.

Yo no voté a Pedro Sánchez en las primarias socialistas (y no coincido con muchos de sus colaboradores y programas) pero estoy convencido que, abrir el “melón” de las nacionalidades es un paso decisivo para poder encontrar un nuevo equilibrio interno que resuelva la identidad de todos los españoles.

Si hemos hecho a lo largo de 900 años multitud de pactos y de bodas reales para mantener la unidad de España, ¿no podemos ponernos a trabajar en qué significan las nacionalidades en nuestra Constitución y qué se debería cambiar en su caso?

Y siempre dialogando, pactando (y hasta gestionando bodas).